Caja registradora como impresora

En primer lugar, es importante asegurarse de que la caja registradora y la impresora fiscal no sean las mismas. Existen estas herramientas que se dividen significativamente entre sí. Aunque a menudo se confunden entre sí, tienen diferentes sistemas de registro de ventas y tienen diferentes funciones.

Las cajas registradoras tienen todos los medios para gestionar las ventas. Contienen una base de datos de materiales y ayuda, por lo que no tienen que estar conectados a ningún otro dispositivo. Por lo tanto, se puede decir que son autosuficientes. Debido al hecho reciente de que hay varios trabajos que las impresoras financieras son más accesibles que ellos, lo que en realidad es una ventaja. Se sabe que todo se enfoca en cómo ganar mucho dinero y al mismo tiempo gastar menos.Las impresoras fiscales son extensas cajas registradoras. Además de la opción de imprimir recibos financieros y administrar el sistema de ventas, también hay funciones más amplias. Por ejemplo, pueden controlar el inventario de productos que una institución tiene en su oferta privada. Con esta opción, siempre sabe lo que puede salir en el negocio en un momento dado y lo que debe comprar en el momento adecuado. Además, se pueden ver varias promociones en su sistema. No solo la reducción de precio habitual, sino también la venta más barata de artículos en el paquete, por ejemplo, compre dos productos y el tercero obtendrá de forma gratuita. Existe otra ventaja de que pueden imprimir directamente las facturas del IVA cuando también ofrecen una mejora en el recibo antes de que se imprima. Dichas opciones no tienen cajas registradoras. Sin embargo, a diferencia de las cajas registradoras, no son autosuficientes y, para que yo funcione bien, quieren conectarse a un sistema de ventas externo, es decir, una computadora. Hay tanto una ventaja como una desventaja. La característica es que sin una computadora no hay posibilidad de imprimir recibos. La compra de una computadora también tiene un costo adicional. La ventaja, sin embargo, es que los datos de ventas ubicados en la computadora son más precisos y simples. Las impresoras fiscales son mejor consultadas en campos donde las bases de los productos básicos son significativamente intensivas. A pesar de la gran ventaja de la impresora fiscal sobre la caja registradora, antes de elegir comprarlos, vale la pena considerar si necesitamos un equipo tan especializado. Para las mujeres que manejan tiendas pequeñas, no es necesario un sistema de trabajo tan extenso y el costo de una caja registradora es más delicado que una impresora fiscal.