Microscopios opiniones

Para aquellos que no se estiman con el Título fiscal a través de la caja registradora, el libro de servicios no creará más reconocimiento. Pero aquellos que deciden convertirse en vatowcami, u ofrecer artículos y ofrecer servicios, verlos a través de una caja registradora fiscal como no residente, llevarán ese libro al lugar correcto. Tiene que hacerse cargo del hecho de que ha perdido el registro de servicio de la caja registradora que tiene graves consecuencias para el inversor. Especialmente ellos ocuparán el lugar cuando el empresario tratará de ocultar tal oportunidad antes de la compañía de servicios, cuando y antes de la Oficina de Impuestos.

El libro de servicios es obligatorio, porque en él se crea un registro de cada tipo de inspecciones y reparaciones. Hoy, el representante de la Oficina de Ingresos en la plataforma de los textos del servicio puede decidir si el empresario estaba llevando los registros correctamente o no. Entonces, si se une para perderse o destruir el libro de servicios, no dude en notificar a la oficina de este caso. Se recomienda no solo informar el hecho de que el libro se ha perdido, sino también indicar cómo sucedió. Aunque el último no termina con las obligaciones que un empresario debe tener en tal situación.

Es más importante que incluso después de informar la pérdida a la oficina, llame a la compañía una caja registradora, un nuevo filtro que realice el servicio y la revisión de la caja registradora. Su representante nos dará un duplicado. Vale la pena señalar que dicha compañía está obligada a emitir una copia de respaldo del libro. Sin embargo, si a lo largo de los años se usa con la ayuda de nuevas compañías de servicios, se debe contar con el hecho de que el libro duplicado puede causar deficiencias. Así es como se almacena este registro para que siempre se encuentre en un lugar seguro, no se pueda tomar en absoluto, o donde no se pueda acceder a todo.

En el caso de que el representante de la Oficina de Impuestos descubra que hay alguna irregularidad en el duplicado, resultará en la necesidad de devolver la asignación para la compra de una caja registradora. Además, si el propio empresario decidía llegar a un acuerdo con la oficina como pagador del IVA, después de un incidente de este tipo, sucedió, de modo que tendría que renunciar a esta forma de mantener registros.