Tenga en cuenta el viejo directo hasta que se forme demasiado tarde alegoria sobre la crianza de la madre

Dos titmous cotillearon en una barra sobre una taza de té y uno solo comenzó a gritar subjetivo:

- Mi padre siempre la llama enamorada, además de un gemido para hablar con ella. Como a veces me enamoro de ella, congelo el ardor, hostigo su interlocación, métodos. Puedes, al igual que los actuales representantes banales, descubrirse a sí mismos y al último después de bastantes pinceladas ... la última comedia, todavía estoy activo: el mismo sinecure, el anciano agradable actual, hermanos ...

- Sabes, transmito una transmisión con mi madre. Excesivamente cualquier cosa, si existe para mí dolorosamente, voy a ella; cuando filmo una, cuando tengo una entrevista, también exijo financiación, me siento brillante con ella.

- Exactamente! Estás más en forma que yo ", dijo el pastelito.

- Nunca analices que estoy tan sola - la mujer actual reaccionó con dolor. - Voy al cementerio. Ella murió. Como ella estaba sentada conmigo, me quedé, bajé con ella y me preocupé por lo mismo cuando tú. Puedes imaginar la negación, ¡solo extraño eso! ¡Nada terrible es inevitable para mí! Cuando el presente supuestamente sea útil para mis pruebas, ven a discutir con la madre mientras sabes cómo hacerlo. - Nunca perdones que ella esté aquí contigo. Intenta no mirar sus transgresiones, declara sublimidad. Excluido, espera hasta que ella se hunda en el cementerio para descubrir cuán colosal eres después de ella. Porque solo una promesa sabes que actualmente no cortarás excepcionalmente nada en el mundo gracias a ella, cero no se puede renovar, transformar. Además, de lo dicho hay una herida que no cicatriza, excluida. No reconozcan que habría samiutkie de lo que hacen.

El ambiente completo en el vehículo en un viaje al trabajo pesado ciudadano juzgado por las expresiones de un amigo. Considerando la oficina, anunció a su asistente:

- Adelante ronda informativa, además del día siguiente, te recuerdo la derrota para empatar con mamá, por la realidad totalmente extraña atónita, el día completo que dedicaré a ella.