Un modelo para barrer y proteger la porcelana

Los platos hechos de porcelana son la decoración actual y limpia de la sala de estar, mientras que son virulentos, pasando cuatro y cinco dígitos varias veces. Al no ser tocada por su encanto, la belleza y los rasgos virtuosos son recompensados ​​con una tendencia a las mutilaciones y al desvanecimiento. Existencia final, es decir, esterilización proporcional utilizando materiales dignos que no estropearán los platos. ¿Lo pule con impecabilidad y lo mantiene en porcelana?

Algunos platos de porcelana insisten en cepillarse a mano, utilizando agentes de seda, sin quemar productos químicos. Aunque esta porcelana confirmada existe como un lavavajillas, las últimas colecciones más banales no se envían para barrer con la computadora. El baño tradicional será una opción gráficamente decente, especialmente cuando tomamos porcelana como un regalo elegido de generación en generación.

La política más segura será insertar una pelvis sintética en el fregadero, combinar una bebida alcohólica con jabón audaz y enjuagar la porcelana con un sabor de tela de primavera con un taladro. Dado que los platos también pueden expulsar las decoraciones, estamos locos por el líquido de captación seco con extracto de limón (50 ml de concentrado de limón por 1 litro de alcohol. Cuando sus propios platos están bien espolvoreados, no crea un orden obligatorio para bañarse para comer, solo un paño áspero, un cepillo codiciado con cerdas finas.